La Institución

Identidad

Muchos años han trascurrido hasta hoy, y durante todo este tiempo, la historia de nuestra comarca cuencana, rodeada de ríos, cuna de mujeres emprendedoras, han escrito la historia de nuestra ciudad y provincia, de la mano de la educación recibida en las aulas de éste plantel que se levanta orgulloso en el corazón mismo de la Atenas del Ecuador. La trayectoria recorrida por las religiosas salesianas que han pasado por ésta casa, han hecho de ella un sitio de homenaje a la cultura, la ciencia, el arte y sobre todo, han cumplido la misión para la que fueron enviadas formar “Buenas Cristiana y Honradas Ciudadanas” .

Bandera

Lleva los colores:

  • Blanco, que es el que predomina, simboliza pureza, transparencia y lealtad a la institución.
  • Rojo, la constancia del amor, energía, vitalidad y apasionamiento.
  • Plomo, que significa estabilidad, inspira la creatividad y simboliza el éxito.

Escudo

En el logotipo de la institución,  la M significa la presencia de la Virgen María como inspiradora de nuestro actuar, en cuyo centro está la cruz símbolo de la vida, pasión y muerte de Jesús. La antorcha es la fuerza que nos anima a llevar una vida cristiana, que ilumina con el testimonio.

 

HIMNO:
Nuestra voz en María se inspire
en el himno triunfal del Colegio,
será un ascua de fe cada arpegio,
cada rima una chispa de amor.

¡Salve, augusto bajel salesiano
cuya vela celeste se irisa
con la luz de la blanca sonrisa,
que en la faz de Don Bosco es un sol!

¡Salve, salve, Colegio bendito
santa casa de paz y esperanza,
cuyo asilo benéfico alcanza
la caricia infinita de amor!

En cada aula se enciende una aurora,
que en las almas penetra radiante,
y, a su lumbre perenne y triunfante
todo en torno se vuelve canción.

Entonémosla ahora que brilla,
de la vida la fresca mañana,
mientras lanza a volar la campana
sus palomas de dulce clamor.

¡Juventud, juventud, ala blanca
para el vuelo inicial de la vida!
el Colegio en nuestra ala extendida
pondrá altura, esperanza y vigor.

Por su gracia semilla seremos
hermanando la fe con la ciencia,
Dios querrá que nuestra alba existencia
sea noble y fecunda lección.

Letra: Rigoberto Cordero y León
Música: César Mosquera Marchán