Presentacion Primeros de Bachillerato

{gallery}Bachillerato/primero{/gallery}

 

¡UNICOS EN EL COLE!

Quié​rete siempre a ti misma y no permitas que el amor por alguien,

sea másgrande que el respeto que te mereces

 

Dentro del proceso educativo hay un inicio y un final, pero siempre está la presencia del amor de Dios y de las personas que a diario acompañamos a las jóvenes en este proceso de crecimiento.

A Jhoana y a Sor Elsye, nos piden dar un informa de las amigas de los Primeros de Bachillerato y con gusto lo hacemos, porque expresar a través de estas palabras el sentir y el pensar de las jóvenes que durante dos años han caminado de una forma diferente, marcando su identidad, demostrando a través de su corazón marcado de color, su originalidad, ocurrencia propias de su edad, su compromiso por las personas necesitadas dentro y fuera de la institución.

 A pesar de ser una tarea educativa enorme, compleja, llena de interrogantes por cada una de sus vidas, lo cual asumimos con amor, alegría  y responsabilidad, la misma que fue un honor el poder en nombre de Dios y de la comunidad educativa ser sus guías y compañeras de camino; sin embargo no siempre logramos la unidad de corazones. 

Nuestro empeño estuvo basado en el amor y la exigencia propia del sistema educativo salesiano, ya que nos planteamos lograr la meta de un primero de bachillerato con un tinte de alegría, corresponsabilidad y sobre todo de que ellas luchen por sus ideales y transmitan dentro y fuera de la institución los valores asumidos en forma personal y como grupo de amigas que quieren marcar los sueños de un mundo mejor, y creemos que alcanzar desarrollar en sus vidas y como grupo estos valores.   

Otro factor importante fue el trabajo junto con los padres que sin su apoyo incondicional no habrían logrado sus sueños juveniles, comunidad educativa y maestros que con su enseñanza, testimonio y dedicación brindaron herramientas para su futuro; sus amigas y compañeras que con su amistad, búsqueda de momentos especiales lograron hacer más sólida la amistad   y con ellas mismas tratando de que  asuman su proceso con madurez y sean las jóvenes que la sociedad espera, una juventud comprometida con el cambio.

Cuando llega el fin de año, creo que a todos nos viene una infinidad de preguntas, pensamos en todas las metas y objetivos que nos planteamos al inicio del periodo lectivo; las vivencias, las sonrisas compartidas, los sueños cumplidos y los que aún quedan por concretar.  Es tiempo de crear un puente entre lo planeado y lo alcanzado, entre aquello que nos permitió ser mejores personas y lo que nos queda por trabajar todavía.  Gracias a Dios muchas jóvenes lograron sin dificultad estas metas y han podido comenzar sus merecidas vacaciones para retomar el año próximo, otras jóvenes están dentro de este proceso y creemos que son los espacios para lograr superar las dificultades.  Este tiempo es una etapa de balance y la muestra de lo que la institución, los padres y estudiantes hicimos por lograr lo propuesto.

Nos queda decirles únicamente que Dios bendiga a cada una de ustedes, que derrame  bendiciones y protección en sus vida y proyectos, que el año que termina haya sido de grandes experiencias en sus vidas, y que lo aprendido en este año les ayude a ser mejores personas, mejores mujeres, mejores hijas, mejores cristianas y logren afrontar cualquier dificultad que se presente en el futuro.

Gracias a cada una de ustedes por compartir con nosotras un pedacito de sus vidas y por estar en esos momentos especiales compartiendo sus alegrías, tristezas, inquietudes, penas y triunfos,  incluso rebeldías, sus sueños que nos recuerdan que están vivas, sus palabras de gratitud  parte de sus vidas y que han sido un regalo de Dios para la institución Educativa María Auxiliadora y para quienes hemos estado cerca como amigas.

Recuerden lo siguiente:

Una de las mejores formas de sentirse realizado y alcanzar las metas personales es compartir lo que uno tiene con los seres queridos y no darle la espalda a las necesidades de los demás. Como dice ese viejo refrán, “donde comen dos, comen tres”. Y algo de eso hay en el hecho de compartir, y el que sabe compartir todo lo tendrá.  SOBRE TODO ESE UNICO SABOR DE HABER AYUDADO A ALGUIEN O DE HABER AGASAJADO A UN AMIGO.

 

Con Cariño

 

Sor Elsye Yánez Z.                              Johana Pulla M.

MAESTRA GUIA                                 COLABORADORA